Esperanza, fe y vida en la frontera: El testimonio de los rabinos

Por Ayelet Parness

HIAS.org

Esperanza, fe y vida en la frontera: El testimonio de los rabinos

El rabino Joshua Lesser se encuentra en el muro fronterizo entre El Paso y Ciudad Juárez durante una delegación fronteriza con HIAS y T'ruah el 12 de diciembre de 2022. (Justin Hamel para HIAS)

Un lunes por la mañana a mediados de diciembre, la Casa San Romero, un albergue católico para inmigrantes en Ciudad Juárez (México), bulle de actividad. Los adultos preparan el almuerzo en una cocina repleta de alimentos enlatados, mientras los niños juegan con un teléfono móvil en una habitación llena de literas. Unas adolescentes, riendo y gritando, irrumpen en la sala de entrada del refugio, seguidas por un grupo de niños que antes se habían apiñado alrededor de un televisor; ahora corren para coger el autobús escolar.

Sonia Meza Ramírez, trabajadora social de 28 años, coordina muchas de las actividades cotidianas de la Casa San Romero, que colabora estrechamente con HIAS México. El trabajo no siempre es fácil. La ayuda proporcionada por organizaciones y voluntarios individuales suele ser temporal, lo que deja poco dinero para el mantenimiento. Este lunes por la mañana, cuando un grupo de rabinos pasó por allí, la secadora del refugio se había estropeado, por lo que la ropa colgaba de las barandillas y de los tendederos de los pasillos. Y en una casa donde 14 familias comparten tres dormitorios, la intimidad puede escasear.

Pero a pesar de estos retos, la vida en el refugio continúa. Los adultos buscan y encuentran trabajo. Los niños juegan y van a la escuela. En contraste con una narrativa persistente en parte de los medios de comunicación estadounidenses -que los seres humanos que buscan refugio en Estados Unidos representan una amenaza para la seguridad-, la Casa San Romero llama la atención, sobre todo, por su humanidad ordinaria.

Dos niños alojados en la Casa San Romero, un refugio para migrantes en Ciudad Juárez, juegan con un teléfono en una de las habitaciones familiares del refugio el 12 de diciembre de 2022. Catorce familias comparten las tres habitaciones familiares (Ayelet Parness/HIAS)

Sonia Meza Ramirez, miembro del personal de Casa San Romero, un refugio para migrantes en Ciudad Juárez que trabaja en estrecha colaboración con HIAS México, en la sala de entrada del refugio el 12 de diciembre de 2022. (Ayelet Parness/HIAS)

La Casa San Romero fue sólo una de las paradas de una delegación de rabinos en la frontera entre EE.UU. y México, dirigida conjuntamente por HIAS y T'ruah, una organización de derechos humanos que representa a más de 2.300 rabinos y cantores y a sus comunidades en Norteamérica. El itinerario también incluyó visitas a una oficina de HIAS México en Ciudad Juárez, refugios en El Paso para migrantes y menores no acompañados, un tribunal de inmigración y un centro de detención del ICE. Los participantes también se reunieron con representantes de organizaciones locales, como Las Americas Immigrant Advocacy Center y Hope Border Institute, y con el pastor Michael Grady, padre de un sobreviviente del tiroteo en Walmart de El Paso en 2019. Los 15 rabinos que se unieron a la delegación representaban a nueve estados y cinco denominaciones diferentes del judaísmo: Conservador, Ortodoxo, Reconstruccionista, Reformista y Renovador.

En un momento en el que los solicitantes de asilo y otros inmigrantes suelen ser considerados amenazas, HIAS y T'ruah intentaron llevar rabinos a la frontera para que hablaran del imperativo moral que está en el centro de esta cuestión: reconocer la humanidad de quienes buscan seguridad en Estados Unidos.

"Queríamos que los rabinos tomaran lo que aprendimos del viaje y lo convirtieran en defensa y acción en favor de las personas desplazadas", dijo Rebecca Kirzner, directora senior de defensa y organización de base en HIAS y organizadora de la delegación.

Una delegación de rabinos de T'ruah y HIAS caminan hacia el Río Grande mientras visitan la frontera entre Estados Unidos y México el 12 de diciembre de 2022. Desde este punto de vista, las fronteras entre Nuevo México, Texas y México son visibles. (Justin Hamel para HIAS)

El pastor Michael Grady dirige una delegación de rabinos de HIAS y T'ruah en oración en el Jardín Curativo de El Paso durante una delegación fronteriza a la frontera entre Estados Unidos y México el 13 de diciembre de 2022. (Justin Hamel para HIAS)

La visita a El Paso y Ciudad Juárez se produjo justo una semana antes de que finalizara el Título 42, una ley de salud pública reactivada en marzo de 2020 que básicamente ha bloqueado a las personas que solicitan asilo en la frontera entre Estados Unidos y México. El mes pasado, el juez de distrito Emmet Sullivan dictaminó que la ley -aplicada, aparentemente, para prevenir la propagación del COVID-19- era "arbitraria y caprichosa" y debía llegar a su fin. El 19 de diciembre, el Tribunal Supremo suspendió la sentencia del juez Sullivan, dejando por ahora en vigor el Título 42 a la espera de una nueva revisión.

La delegación también coincidió con una inusual actividad en la frontera: En la noche del 11 de diciembre, 1.500 personas llegaron a El Paso tras cruzar el Río Grande desde México, lo que provocó una renovada cobertura en los medios de comunicación estadounidenses.

"Cuando las agencias de noticias informan sobre el aumento de los cruces, utilizan un lenguaje que deshumaniza y estigmatiza a los solicitantes de asilo y otros migrantes calificándolos de 'oleada' o 'avalancha'", afirma Kirzner. "En realidad, las personas que cruzan la frontera están tomando una decisión imposible: arriesgar sus vidas para salvar las suyas. No se pondrían en peligro si tuvieran otras opciones, pero debido al Título 42, no las tienen".

"Las personas que cruzan la frontera están tomando una decisión imposible: arriesgar su vida para salvar la suya".

Rebecca Kirzner, Directora de Promoción y Organización de HIAS

Quienes buscan seguridad en Estados Unidos se enfrentan a una larga lista de obstáculos. Según Rocío Meléndez Domínguez, abogada gerente de HIAS México, los agentes de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza tiran habitualmente las pertenencias de los migrantes que expulsan en virtud del Título 42. "Es muy traumático [para los migrantes]", dijo. "Es muy traumático [para los migrantes]", dijo. "Llegan sin nada, sólo con la ropa que llevan puesta. Y cuando llevan uniformes que reciben en detención, eso los pone en mayor riesgo porque los delincuentes pueden identificar a las personas que no son de la ciudad."

En el Centro de Procesamiento del Condado de Otero, un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Chaparral, Nuevo México, las operaciones diarias están a cargo de MTC, una empresa privada con el lema "Lo creas o no, me importa". MTC dijo a la delegación que los detenidos que trabajan en la lavandería o en la cocina ganan entre 1,50 y 2 dólares al día, lo que se considera una "buena cantidad": El ICE sólo exige que los detenidos cobren un dólar al día por su trabajo.

"A pesar de que el personal demostró sus mejores prácticas, no pude evitar la mirada atormentada en los ojos de los detenidos cuando los encontramos en sus habitaciones", dijo el rabino Joshua Lesser, rabino emérito de la Congregación Bet Haverim en Atlanta, Georgia. "Por mucho tiempo libre que les dieran, o por la calidad del menú, Otero parecía una cárcel". Conocer el historial documentado de abusos y negligencia del MTC me hizo cuestionar lo que nos estaban mostrando y estar más decidido a abogar por el fin de la detención como principal forma de tratar a los solicitantes de asilo, refugiados e indocumentados."

Para los miembros de la delegación, la visita a la frontera les proporcionó una experiencia visceral que no podrían haber obtenido leyendo o viendo las noticias. Esto puede ser un poderoso motor de cambio, dijo la rabina Miriam Terlinchamp, del Templo Sholom de Cincinnati, Ohio, que vio a una familia cruzar el Río Grande en una mañana en la que las temperaturas rondaban los 40ºF.

"Necesitaba ver por mí misma a esos niños siendo llevados a través del agua", dijo. "Creo que hay algunos de nosotros -y yo soy uno- que necesitamos que nuestros corazones se abran para que nuestra empatía pueda transformarse en acción".

Un grupo de personas cruza el Río Grande desde Ciudad Juárez hacia El Paso el 13 de diciembre de 2022. (Rabina Miriam Terlinchamp)

La delegación fronteriza también fue testigo de comunidades y organizaciones a ambos lados de la frontera que están dispuestas y son capaces de ayudar a quienes buscan seguridad en Estados Unidos. Las organizaciones con las que se encontró el grupo estaban todas asociadas a grupos religiosos y, al igual que los propios rabinos, consideraban que ayudar a los solicitantes de asilo era un imperativo moral.

El grupo visitó la Casa de la Anunciación, un refugio para inmigrantes de El Paso arraigado en la doctrina social católica, mientras se preparaban para acoger al creciente número de personas que necesitaban un lugar donde quedarse tras cruzar a EE.UU. Normalmente, la Casa de la Anunciación limita la ocupación a entre 40 y 60 residentes. Pero esa noche, instalaron camas en una capilla en desuso y en otros espacios improvisados para acoger a 80 personas durante la noche.

La delegación hizo algo más que proporcionar a los rabinos una experiencia memorable. También les animó a pasar a la acción. La rabina Jennifer Schlosberg, del Glen Rock Jewish Center de Glen Rock (Nueva Jersey), organizó una colecta espontánea de donativos para ayudar al creciente número de solicitantes de asilo alojados en la Annunciation House. Con los 4.000 dólares que recaudaron, ella y otros tres miembros de la delegación se dirigieron al mismo Walmart donde un hombre armado, motivado por sentimientos antimigrantes y antilatinos, mató a 23 personas en 2019. Allí, compraron ropa de abrigo, alimentos y otros artículos muy necesarios y los entregaron en el refugio, donde fueron recibidos con alegría tanto por los huéspedes como por los voluntarios.

"Me desperté con la noticia de cientos de inmigrantes en las calles un día en que la temperatura había bajado a cero", cuenta Schlosberg. "Sabía que tenía que hacer algo. El Talmud nos enseña, en Sotah 14a, que igual que Dios viste al desnudo, nosotros también debemos hacerlo. Y comprar en esta tienda, donde 23 personas fueron tiroteadas mortalmente, era también nuestra propia especie de tikkun (curación)."

El rabino Preston Neimeiser observa durante un recorrido por Annunciation House, un refugio para migrantes en El Paso, Texas, en una delegación fronteriza de HIAS y T'ruah el 13 de diciembre de 2022. (Justin Hamel para HIAS)

El futuro del sistema de asilo estadounidense sigue siendo incierto. Continúan los desafíos legales y legislativos al fin del Título 42, y las posibilidades de nuevas restricciones al asilo están en el aire.

Sin embargo, las lecciones aprendidas en este viaje ya han calado. Muchos de los participantes han hablado sobre lo que han aprendido, ya sea redactando artículos de opinión para sus periódicos locales, hablando con periodistas o incluyendo la historia de la delegación en sus sermones sobre la porción semanal de la Torá.

Para una participante en particular, estas enseñanzas ya le han tocado de cerca. La rabina Rachel Weiss, de la Congregación Reconstruccionista Judía de Evanston (Illinois), dijo que los parientes de una familia de su congregación estaban buscando asilo en Estados Unidos.

"Gracias a nuestro viaje, estoy mucho más preparada para apoyar a mis congregantes en sus expectativas", escribió en un chat de grupo con participantes y personal de la visita. "Estamos haciendo cola para conseguir apoyo, jurídico y práctico, para cuando lleguen. Ojalá todos tuvieran una congregación detrás. Nuestros miembros se están dando cuenta de quién más podría necesitar ayuda cuando lleguen a Chicago. Persona a persona, ¿no?".

Buscar en HIAS