Por qué es un error suprimir el TPS para El Salvador

Por Meagan Hume, colaboradora invitada

Por qué es un error suprimir el TPS para El Salvador

Inmigrantes y activistas protestan cerca de la Casa Blanca para exigir que el Departamento de Seguridad Nacional extienda el Estatus de Protección Temporal (TPS) para más de 195,000 salvadoreños el 8 de enero de 2018 en Washington, DC.

(Andrew Caballero-Reynolds/AFP/Getty Images)

En una medida desalentadora el lunes 8 de enero, la Administración Trumppuso fin al Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador, haciendo que casi 200,000 extranjeros residentes en Estados Unidos desde hace mucho tiempo sean vulnerables a la deportación.  

Un estatus migratorio humanitario, el TPS permite a los extranjeros residentes en Estados Unidos permanecer y trabajar en el país si sus países de origen se ven afectados por desastres naturales agudos y temporales o conflictos armados. Como resultado de esta decisión, los salvadoreños protegidos por el TPS perderán el derecho a trabajar y tendrán que abandonar Estados Unidos antes del 9 de septiembre de 2019 o correrán el riesgo de ser expulsados por la fuerza.

En respuesta a la última decisión, Melanie Nezer, Vicepresidenta Senior de Asuntos Públicos de HIAS, declaró: "Obligar [a los salvadoreños] a tomar una decisión entre la pobreza extrema y la violencia en El Salvador o vivir una vida de miedo en los EE.UU. es una prueba del completo abandono por parte de esta Administración del legado estadounidense de justicia y humanidad hacia los inmigrantes y refugiados."

Dilema de la deportación

En enero de 2017, 10 países y aproximadamente 330.000 personas estaban protegidos por el TPS. Con la pérdida de protección para los salvadoreños, solo quedan 76.000 personas y seis países bajo el TPS, incluidos 5.800 sirios cuyo destino se determinará a finales de este mes. Los defensores de los derechos humanos esperan que se ponga fin a casi todas las designaciones restantes durante el próximo año.

Una pequeña parte de los titulares de TPS podrán adaptarse a otros estatus de inmigración; sin embargo, siendo realistas, muchos antiguos titulares de TPS se quedarán en Estados Unidos sin documentación, lo que hará que casi 330.000 personas que antes estaban legalmente en Estados Unidos sean vulnerables a la deportación.

La pérdida de estatus para los salvadoreños es especialmente dura, ya que son padres de casi 193.000 niños ciudadanos estadounidenses, con diferencia la mayor población de niños ciudadanos estadounidenses entre los titulares del TPS. Esto supone una elección desgarradora para los padres: llevar a sus hijos a un país extranjero y peligroso; permanecer en Estados Unidos sin estatus legal y arriesgarse a la deportación; o separarse indefinidamente, regresando a El Salvador y dejando a sus hijos con familiares o en manos del sistema de acogida en Estados Unidos.

Por qué los salvadoreños necesitan el TPS

A los salvadoreños se les concedió originalmente el estatus de TPS en 2001, tras múltiples terremotos. Entre 2001 y 2017, las administraciones posteriores siguieron ampliando la protección para El Salvador debido a las condiciones peligrosas e inestables del país.

No ha mejorado mucho en los últimos 16 años: cuatro de cada diez hogares subsisten por debajo del umbral de pobreza; más de una cuarta parte de los salvadoreños están subempleados; seis de cada diez familias carecen de vivienda adecuada; y, solo hay 1,6 médicos por cada 1.000 personas. El 92% de las denuncias de violaciones de derechos humanos presentadas ante la ONU en 2015 se referían a la policía o el ejército salvadoreños e incluían ejecuciones extrajudiciales y tortura.

Todos estos retos se ven agravados por la dudosa distinción de El Salvadorcomo el país más violento del hemisferio occidental. El Salvador comparte un lugar en la lista de advertencia de viaje del Departamento de Estado de EE.UU. con Corea del Norte, Siria y Venezuela. violencia basada en género es rampante: casi una cuarta parte de todas las mujeres salvadoreñas han denunciado violencia sexual o física y una mujer es asesinada cada 16 horas.  

Como consecuencia de la inestabilidad generalizada, El Salvador es un país productor de refugiados. Actualmente ocupa elsegundo lugar en el mundo en cuanto a tasa de desplazamiento, con 220.000 nuevos desplazados solo en 2016, y las solicitudes de asilo de salvadoreños a Estados Unidos aumentaron considerablemente entre 2015 (18.900 solicitudes) y 2016 (33.600 solicitudes).

En agosto de 2017, el Gobierno salvadoreño pidió a la Administración Trump que prorrogara el estatus de TPS, alegando la pérdida de 4.580 millones de dólares en remesas (el 17% del PIB) de los salvadoreños en Estados Unidos, lo que devastaría aún más la lenta economía salvadoreña. Entre el escaso crecimiento económico, la falta de empleo, vivienda o atención médica y la violencia extrema y sin paliativos, hay pruebas evidentes de que El Salvador no puede reabsorber a más de 200.000 personas.

Costes de la deportación

Se prevé que la finalización del TPS para El Salvador suponga un elevado coste para la economía estadounidense: un total estimado de 1.900 millones de dólares en concepto de deportación; pérdidas previstas de 31.500 millones de dólares en producto interior bruto (PIB) durante la próxima década; y aproximadamente 4.800 millones de dólares en pérdidas en contribuciones a la Seguridad Social y Medicare, programas a los que los salvadoreños titulares del TPS ni siquiera pueden acceder.

El 88% de los salvadoreños protegidos por el TPS trabajan en sectores como la restauración y los servicios alimentarios, la jardinería, el cuidado de niños, y casi 37.000 salvadoreños trabajan en la construcción.

La decisión de la Administración de poner fin a la protección de esta población ignora el apoyo a los salvadoreños titulares del TPS, tanto por motivos humanitarios como económicos, de diversos ámbitos, incluidos alcaldes, la Cámara de Comercio de EE.UU. y la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas.  

Mark Drury, Vicepresidente de Desarrollo Empresarial de Shapiro & Duncan, Inc, empresa constructora que emplea a varios salvadoreños titulares del TPS, declaró recientemente: "No podemos empezar a asumir la carga de trabajo que hay actualmente en el mercado sin añadir capacidad adicional y aumentando la fuerza de nuestro recurso más importante: el capital humano".

Con sede en Rockville (Maryland), Drury se ve especialmente afectado, ya que más de 40.000 salvadoreños viven en Washington, D.C., Maryland o Virginia.

"Esta gente ha contribuido, sin duda, al éxito de Estados Unidos", añadió Drury.

"Han hecho todo lo que les hemos pedido. Y se han convertido en parte del tejido de lo que hace grande a Estados Unidos. Desde luego, no queremos deportar a estas personas".

Acción del Congreso

En su declaración anunciando la decisiónKirstjen Nielsen, Secretaria de Seguridad Nacional, se remitió al Congreso para proporcionar una red de seguridad a los salvadoreños. Se han propuesto varios proyectos de ley, pero ninguno ha avanzado.

  • H.R. 4253, la legislación propuesta por la representante Nydia Velázquez (D - NY), concedería la residencia permanente a todos los titulares de TPS.

  • Un grupo bipartidista de representantes del sur de Florida, liderado por el representante Carlos Curbelo (R-FL) introdujo H.R. 4184, la Ley ESPERER, que extendería el estatus legal permanente para ciertos haitianos, hondureños, nicaragüenses, salvadoreños.

  • H.R. 4384 o la Ley ASPIRE TPS 2017, presentada por la representante Yvette Clark (demócrata de Nueva York), es la que va más lejos de los proyectos de ley de la Cámara en términos de protección, extendiendo la capacidad de solicitar el estatus de residente permanente legal a los 13 países que fueron designados para el TPS a partir del 1 de enero de 2017.  

  • El senador Chris Van Hollen (D-MD) también ha presentado una ley en el Senado, la SECURE Act (S. 2144), que proporcionaría la residencia legal permanente a todos los beneficiarios del TPS pasados, presentes y futuros.

  • Esta semana, Eleanor Holmes Norton (D-DC) tiene previsto presentar un proyecto de ley para proteger a los salvadoreños, dada su densidad de población en la región metropolitana de Washington, D.C.

Pasar a la acción

Ahora más que nunca, es importante que aquellos comprometidos con el mantenimiento de Estados Unidos como un lugar de refugio llamen a nuestros miembros del Congreso para apoyar a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal. Haga clic aquí para localizar el número de teléfono de sus representantes, con el fin de pedirles que garanticen que a todos los titulares de TPS se les conceda una vía legal para permanecer en los Estados Unidos.

Para otras formas de actuar, visite la Coalición Interreligiosa de Inmigración. Para obtener más información sobre qué hacer si la designación de TPS para su país se ha terminado, echa un vistazo a algunos recursos muy útiles proporcionados por CLINIC Legal.

Meagan Hume es Asociada de HIAS para Política y Defensa. Para obtener más información sobre el trabajo de HIAS sobre el TPS, haga clic aquí.

Buscar en HIAS