Estados Unidos debe ayudar a proteger a los rohingya que huyen de Myanmar

Por Naomi Steinberg, colaboradora invitada

Estados Unidos debe ayudar a proteger a los rohingya que huyen de Myanmar

Refugiados musulmanes rohingya varados tras abandonar Myanmar caminan desde la "tierra de nadie" entre Myanmar y Bangladesh hacia Palongkhali, en el distrito bangladeshí de Ukhia, el 19 de octubre de 2017. Al menos 10.000 musulmanes rohingya intentaron cruzar la frontera esta semana en una nueva oleada desde el estado de Rakhine, en Myanmar.

(Tauseef Mustafa/AFP/Getty Images)

Los brutales esfuerzos del ejército de Myanmar para erradicar por completo al pueblo rohingya son incomprensibles. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres ,describe la crisis como la "emergencia de refugiados de más rápido desarrollo en el mundo, una pesadilla humanitaria y de derechos humanos."

Después de Camboya, Bosnia, Ruanda, después del Holocausto, ¿cómo es posible que estemos asistiendo de nuevo a una limpieza étnica?

Aunque los rohingya llevan generaciones viviendo en Myanmar, el gobierno militar no reconoce a esta población como parte de la diversa composición étnica del país. No son ciudadanos. Sus movimientos están restringidos. Necesitan permiso para casarse. Son esencialmente prisioneros en su propio país. Y luego está la violencia.

Durante años, los rohingya han sido objeto de ataques violentos por parte del ejército y las milicias locales, que utilizan regularmente la violación como arma de guerra y el asesinato como instrumento de intimidación. Desde agosto, la violencia ha aumentado exponencialmente. Aldeas rohingya enteras han sido arrasadas, y los brutales ataques y asesinatos son demasiados para contarlos.

El New York Times informaba recientemente de la agresión a una joven madre rohingya mientras le quitaban a su bebé de los brazos y lo arrojaban al fuego.

Como consecuencia de este bárbaro e implacable ataque, más de medio millón de rohingya han huido de Myanmar. Han arriesgado sus vidas en embarcaciones desvencijadas para llegar a Bangladesh, un país empobrecido que lucha por responder a esta crisis de refugiados.

Ahora hay más rohingya viviendo en Bangladesh que en Myanmar, y eso simplemente no es sostenible.Debe haber un cese inmediato de la violencia en Myanmar; y, para aquellos que han huido, deben tener acceso a protección básica y asistencia humanitaria. Sin embargo, no debe esperarse que ningún rohingya regrese a su hogar a menos que lo haga por decisión propia en condiciones seguras y dignas.

Además, para los más vulnerables entre los vulnerables, aquellos para los que volver a casa o quedarse en Bangladesh nunca será una opción, el reasentamiento estratégico debe ser una solución viable. Estados Unidos es uno de los únicos países que ha reasentado a rohingya y, al igual que otros refugiados acogidos en este país, han establecido aquí su nuevo hogar y se han convertido en nuevos estadounidenses orgullosos.

Estados Unidos ya ha rechazado antes a personas que buscaban seguridad y libertad de la limpieza étnica. Nosotros, como comunidad judía, conocemos esta historia demasiado bien.

Debemos hacer saber a nuestros cargos electos que nuestro país no puede volver a cometer ese error, y que acoger a los rohingya es lo correcto y lo humano.

Naomi Steinberg es Directora Senior de Política y Defensa de HIAS. Para instar al Congreso a reasentar a más refugiados en Estados Unidos, actúe aquí.

Buscar en HIAS